martes, 23 de febrero de 2016

Samuel Yera Pompa (La Habana, 1962) es un ingeniero civil cubano que desde 1998 se desempeña como guía profesional de pesca. Hijo de un destacado pescador aficionado capitalino, José Manuel Yera, se inició temprano en las competiciones haliéuticas. Sus primeros certámenes de mayores los gana a los quince años de edad y desde entonces ha sabido sobresalir como el rival a quienes todos sus colegas desean enfrentar y ganar en la importante serie cubana de los torneos Incendio de Bayamo, el evento de mayor categoría celebrado en Cuba para la pesca de la lobina negra boquigrande, la trucha cubana, que ha ganado seis veces.
Por más de una década desarrolló un importante producto de pesca turística del sábalo en la cayería norte de Villa Clara, con base en Cayo Las Brujas, hasta que la empresa decidió ponerlo en manos de un turoperador extranjero. En 1995 fue en el primer cubano en entrar en los registros del 10 Pound Bass Club de la International Game Fish Association (IGFA). Actualmente edita su propio blog http://pesca.cubava.cu/ .
Las cartas que siguen fueron enviadas por Samuel Yera Pompa al periodista Ismael León Almeida, instaurando un diálogo que alentó a uno y otro a convertir la pesca deportiva cubana en materia de investigación y creación. CUBANOS DE PESCA se honra hoy en darlas a conocer, porque expresan la percepción de la pesca de truchas en toda su altura como deporte y como forma de aprovechamiento de un recurso natural que no hemos sabido apreciar como país, pero que estamos a tiempo de revalidar, no solo en interés del desarrollo turístico en base a lo que la naturaleza puede ofrecer, sino como vía sustentable de promover la educación ambiental y proteger el medio acuático del archipiélago.
Lo que publicamos contiene, sin excedernos en superlativos, una visión inédita de la pesca deportiva cubana con un enfoque inmediato y especializado, durante una etapa en más de un sentido controvertida. Escritas a un periodista y aficionado a la pesca en los años finales del siglo XX, las cartas del guía de pesca cubano Samuel Yera Pompa contienen el testimonio de una época de auge en la pesca de la lobina negra boquigrande (Micropterus salmoides), aquella que llamamos trucha los cubanos, y la demostración documental de que las preocupaciones por el desarrollo técnico de esta afición, el avance de la deportividad y el conservacionismo se hallaban vigentes antes de que malas prácticas y afán de capturas desmedidas perjudicaran uno de los más importantes recursos de la ictiofauna silvestre cubana.
Introducida en 1928 en las aguas cubanas, la trucha ha sido objeto de controvertidas opiniones, de explotación por interés alimentario o por afán mercantil; ignorada en los estudios científicos, subvaloradas sus potencialidades como motivador de un turismo especializado, pero en todo momento apreciada por los verdaderos deportistas y, según las valoraciones de este interlocutor, defendidas en espacios generadores de la legalidad en prácticas de pesca.

                LAS CARTAS DE SAMUEL

Febrero de 1995
Habla de la Presa Palma Sola en el periodo 1993-1994.

Se hace un análisis estadístico de los torneos nacionales de pesca de la trucha “Incendio de Bayamo” y se comenta un hecho acaecido en el citado evento de enero de 1996 con el mayor ejemplar.

En la carta se da la opinión personal respecto a varias interrogantes del periodista Ismael León.

Agosto de 1996
Se refiere a la lobina negra de boca grande, comúnmente llamada en Cuba trucha.


19 de noviembre de 1996
Se habla del trabajo como especialista de pesca de la empresa Flora y Fauna en el año 1996 y de la Copa Internacional de pesca de pesca de trucha (bass) de la revista española “Solo Pesca” desarrollada en febrero de 1997 en Cuba.



Marzo de 1997
Estas son consideraciones acerca de la pesca desde cámaras en la década de los 90.

Octubre de 1998
Este es parte del trabajo que desarrolle’ como especialista de pesca deportiva en la Empresa Flora y Fauna con respecto a la trucha (Micropterus Salmoides) durante los años 1995 al 1998


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada